Una tiktoker descubre comida de 1972 en la nevera de su abuela

¿Qué harías si encuentras alimentos de 1972 en la refri de tu abuelita?...


| LO_CURIOSO |

Comparta esta Noticia


Una tiktoker descubre comida de 1972 en la nevera de su abuela
-> Jeffry Landa <-
04 de Octubre del 2021

El desperdicio de comida es algo que ocurre más a menudo de lo que debería en los países más desarrollados. Por ello, con el fin de evitarlo, es necesario saber cuánto tiempo se pueden mantener los alimentos en el congelador o en la nevera. Todo esto viene indicado en las tablas de conservación de organismos internacionales como las de la OCU o la Agencia de Seguridad Alimentaria de Estados.

Tras el hallazgo que la ‘tiktoker’ realizó en el congelador de su abuela, la joven quiso grabar el estado de todos esos alimentos y cómo habían evolucionado con el paso del tiempo. El resultado fue muy variado. Por ejemplo, los arándanos y la compota de manzana tenían un aspecto bastante normal. Sin embargo, las fresas y las moras se encontraban en completo deterioro.

Pero el alimento que en peor estado se encontraba fueron las yemas de huevo, de 1998. Se trata de un alimento con un corto plazo de vida, incluso aunque se congele. Por ello, los expertos en alimentación recomiendan tomarlo a partir de un mes después de haberlo congelado. Si esto no se cumple, se estaría contribuyendo al desperdicio de comida.

A continuación, le echaremos un vistazo a lo que contenía el congelador de la abuelita:

1) se comería unas moras de 1972.

2) unos arándanos de 1983 y otros del 97.

3) unas fresas de 1984.

4) unas yemas de huevo de 1998 y otros productos también de otros años.

Según la Agencia europea de seguridad en los alimentos EPSA y la Agencia de seguridad alimentaria de Estados Unidos, los huevos, deben permanecer en la congeladora, un mes, el caldo tres meses, las carnes entre seis a doce meses y las frutas, un máximo de nueve meses y si es posible, dejarlas lo menos tiempo.

Si va a comer algo y queda satisfecho rápidamente, recuerde que debe comerse el resto de lo que dejó pronto.