Muere Desmond Tutu, arzobispo sudafricano, Nobel de la Paz y luchador incansable contra el apartheid

A raíz de un cáncer a la próstata Tutu se había mantenido alejado de la vida pública...


| MUNDO |

Comparta esta Noticia


Muere Desmond Tutu, arzobispo sudafricano, Nobel de la Paz y luchador incansable contra el apartheid
-> Ana Maldonado <-
26 de Diciembre del 2021

El arzobispo emérito sudafricano Desmond Tutu,  ganador del premio Nobel de la Paz de 1984 por su activismo contra el régimen de segregación racista del «apartheid», murió este domingo a los 90 años en Ciudad del Cabo (suroeste), informaron fuentes oficiales.

En un comunicado emitido por el Gobierno sudafricano, el presidente del país, Cyril Ramaphosa, confirmó el fallecimiento del respetado religioso anglicano y envió sus condolencias a la familia Tutu. «La muerte del arzobispo emérito Desmond Tutu es otro capítulo de pérdida en el adiós de nuestra nación a una generación de destacados sudafricanos que nos legaron una Sudáfrica liberada», señaló el mandatario en el texto.

El presidente describió a Tutu como un «patriota sin igual» y un «hombre de un intelecto extraordinario» que mantuvo su integridad en la lucha contra las «fuerzas del apartheid». Incluso en democracia, destacó Ramaphosa, Tutu mantuvo el «vigor» y la «vigilancia» del liderazgo para exigir responsabilidades a las instituciones.

Flores junto a un retrato del ícono sudafricano anti-apartheid Desmond Tutu afuera de una catedral en homenaje

Flores junto a un retrato del ícono sudafricano anti-apartheid Desmond Tutu afuera de una catedral en homenaje

A raíz de un cáncer a la próstata, Tutu se había mantenido alejado de la vida pública, siendo su última aparición un registro audiovisual de su último cumpleaños el pasado siete de octubre. Fecha que su fundación celebró mediante una conferencia virtual en la que se pudo ver al Dalai Lama, a Graça Machel, activista y viuda de Nelson Mandela y a Mary Robinson, expresidenta irlandesa.

En su declaración el presidente Ramaphosa caracterizó al arzobispo como un “patriota sin igual” y un “hombre de un intelecto extraordinario” que mantuvo su integridad en la lucha contra las “fuerzas del apartheid”.  Asimismo, rescató el “vigor” y la “vigilancia” del liderazgo para exigir responsabilidades a las instituciones, del religioso anglicano.